12/2/08

SIRENA


Te has ido como una sirena
entre olas incrédulas
sumergida en tu mar
más allá de mi horizonte
y ahora que me hiere el viento
llevándose tu estela
ahora que el sol me esquiva
y me atraviesa la niebla
ahora que me arranqué el corazón
a zarpazos de tristeza
ahora quiero que sepas
que me falta el aire
en cada suspiro de tu ausencia
que cambíé mi sonrisa
por una máscara agrietada
y que me siguen doliendo
igual que siempre
tus lágrimas azules.

3 comentarios:

Verbo... dijo...

Este desgarra el corazón...lentamente, sutilmente, e intensamente.

Besos,

M.

-Pato- dijo...

Este poema me sigue conmoviendo como si fuera la primera vez que lo leo.

Alucino con las imágenes, son muy fuertes y desgarradoras, vos tenés eso al escribir,en tu poesía hay jirones tuyos.

Me gusta muchisimo.

Beso cuatro ;)

MO dijo...

La idea de las lágrimas azules es fascinante.

La idea del amor contravenido hacia una sirena también.

Hay que hacer caso a Ulises.

Este poema parece un vitral atravesado.

Fantástico.