28/9/07

LAS ARAÑAS DEL FLEXO


Desde el flexo inundado de minutos callados
se descuelgan arañas de tristeza inconsciente,
hoy la luz de estos ojos que mantengo cerrados
iluminan por dentro mi añoranza creciente.
No hay palabras calladas en mis labios repletos,
no hay pedazos de sueño que amortigüen la vida,
sólo abarcan mis dedos, expectantes y quietos
las llanuras que el alma desandó en cada herida.
Y la noche es más noche cada vez que se duerme
mi reflejo en nostalgias, ¡solitario clamor!,
cuando el mundo no mira soy capaz de esconderme
en la esquina mordida de mis cartas de amor.
Ya lo ves... soy tan débil que prefiero una sombra
a una luz que ilumine lo que estoy escribiendo,
y es que a veces; lo siento, mi ignorancia me asombra,
y no puedo explicar lo que tanto comprendo.
Desde el flexo, suicidas, las arañas se encienden,
y me abarcan distancias más allá de la piel,
me recorren las venas y los párpados prenden
cuatro pétalos tristes en mi flor de papel.
Se levanta la cárcel de pesadas pestañas,
y los hilos que el tiempo se empeñó en descoser
van formando el misterio de las mil telarañas,
enredando en el pecho lo que no pudo ser.
Quedan cuatro palabras suplicando un alarde,
quedan, dulces o amargas, tres arañas más mías,
dos pupilas inmensas y una luz tan cobarde
que se apaga al contacto de mis manos vacías.

3 comentarios:

luisa dijo...

No he podido evitar detenerme en tu poema. Creo que es una creación maravillosa. Realmente no sé qué suele decirse de la poesía. Tan solo sé, que cada vez que lo leo me gusta más. Se me eriza el vello y creo que ha llegado donde hacía mucho que nada llegaba, donde había telarañas. Un saludo.

Luis Oroz Rodriguez dijo...

Mil gracias, amiga Luisa, es inmensamente gratificante eso de sentirse cómplice sensorial.
Posiblemente todos tenemos nuestras arañas, solo hay que saber darles su justa importancia.
Aquí trasciende tu sensibilidad poética, gracias por dejar tu preciosa palabra.
Un fuerte abrazo.

Luis Oroz.

Camille Stein dijo...

fantástica página y fantástico poema este en el que escribo. es la primera vez que entro por vuestra casa y desde luego no será la última. saludos y enhorabuena.