15/2/08

DELIRIOS


Soy como el Dios que nunca reza.
Soy como el diablo que nunca llora.
Soy como el roble que aunque necesite del agua
jamás la implora

Poncho k (cantante)

I


No escucharás mi silencio
aunque me arrastre.
No clamo compasión del prójimo,
dono mis auxilios a otras puertas.
Mis lágrimas acostumbran a oxidarse
en el útero de mi retina.

II

¿Dónde se esconde el día?

Una manta de arena cubre mayo
engullido por la noche.
Escalera de caracol
mi convencimiento, la duda;
el impulso, subir otro peldaño
desprendiéndome del instante débil.

1 comentario:

Olga S.Isidro dijo...

¡Vaya! hermosisimo poema, leí los anteriores, pero este, me encanto.
Volveré de nuevo por aquí.
Saludos.